Saturday, 23 de October del 2021 DANZA

Un lenguaje sin palabras: la danza como profesión

La danza permite explorar nuevas maneras de conectarse y de transmitir ideas y sensaciones con el cuerpo.

Un lenguaje sin palabras: la danza como profesión
Un lenguaje sin palabras: la danza como profesión

ESCRIBE: Suzetti Hananel

Clásica o contemporánea. Ballet o folclor. Sin importar de qué vertiente de la danza hablemos, todas tienen en común ser una manifestación artística que comunica de la forma más universal: sin palabras.

“Uno de los principales mitos sobre estudiar danza es pensar que solo se trata de bailar ballet o bailar para shows. Su espectro es mucho más amplio y tiene un alcance mucho más importante”, afirma Elena Brito, coordinadora de la especialidad de Danza de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).


Durante el estudio de esta carrera, desarrollarás capacidades en técnicas de movimiento, combinarás aspectos creativos y técnicos con otros de producción. También realizarás investigación, porque no solo se trata de destreza física o estética. “La creación y la investigación en danza contemporánea es cada vez más valorada. Es una fuente de constante crecimiento creativo que nos permite llegar a más personas con una mayor diversidad”, cuenta Brito.

Sobre este tema, Patricia Victorio, directora del Departamento Académico de Arte de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), añade que la formación también es académica.

“Los estudiantes tienen que luchar cada día por alcanzar sus metas. Paralelamente, deben llevar cursos teóricos como Historia del Arte o Patrimonio Cultural, porque otorgan una mirada multidisciplinaria”.



CONSTANCIA Y VISIÓN

Como muchas disciplinas artísticas, que esta carrera sea viable y sostenible en el tiempo implica esfuerzo, constancia y visión. La bailarina, docente y directora artística de la Compañía Danza PUCP, Pachi Valle Riestra, cuenta que siempre estuvo atenta a las distintas actividades relacionadas con la danza.

“Además de bailar, comencé con la docencia, que se trataba de guiar y encauzar a niños mediante el movimiento. He trabajado como jurado de programas de baile, he creado coreografías, he dado talleres en empresas y luego entré al mundo académico y universitario, que tiene que ver con la investigación. La danza es inherente al ser humano y hay distintas opciones y aproximaciones: puede ser social, terapéutica, educativa, de entretenimiento, artística y cuestionadora, transformadora”, detalla Valle Riestra.

En ese sentido, inscribirte en talleres, clases y cursos para explorar sería una forma de descubrir si es la carrera para ti.



DANZA TERAPIA

Por su lado, la bailarina y docente Karine Aguirre se inició en el ballet, luego entró en el mundo de la danza contemporánea, que más adelante la llevó a sentirse atraída por la danza terapia y la educación somática.

“En 1987, cuando entré al grupo Danza Lima, su directora me impulsó a enseñar lo que iba comprendiendo e investigando. Así comencé como profesora de danza, enseñando preballet en nidos y danza contemporánea en diferentes lugares. También hacía comerciales, bailaba y coreografiaba. Posteriormente, me interesé por la educación somática y aquí encontré el inicio del puente de unión entre mis dos carreras: la psicología y la danza”, relata Aguirre.

Pachi Valle Riestra y Karine Aguirre bailan desde los siete años y, a pesar de que sus caminos fueron diferentes, ambas sintieron algo muy similar cuando descubrieron la danza: que era lo suyo. Ten en cuenta: el futuro es lo que tú crees.

  • 0
  • 0
  • 0