Jueves, 21 de enero del 2021

¿Cuáles son los nuevos retos para el 2021?

Universidades e Institutos renovarán sus metodologías y apostarán por invertir en recursos tecnológicos.

¿Cuáles son los nuevos retos para el 2021?
La realidad virtual, la gamificación y a reforzar la inserción digital, serán alguna de las innovaciones.

El 2020 fue un año de grandes ajustes. Pocos estudiantes de educación superior llegaron a pisar sus campus durante las primeras semanas de marzo y ninguno imaginó que tendría que estudiar frente a una pantalla. Pero los cambios exigieron a las instituciones intentar nuevos modelos y formas de interrelación.

“Si en la modalidad virtual se intentara replicar un modelo centrado en el docente, los estudiantes no se sentirían motivados más allá de un par de clases. En este nuevo escenario, el alumno debe ser parte de la vida universitaria con actividades y proyectos que lo mantengan en constante participación”, comenta Juan Carlos García, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Así, el profesor adopta la figura de mediador y guía en la formación profesional e integral del estudiante.

La mayoría de instituciones comparten algunos de los mismos procesos, como la capacitación de docentes y alumnos para el uso de nuevas plataformas. Ahí se notó la importancia de enfocar el aprendizaje en el hacer e interactuar sin dejar de lado el bienestar y la salud mental de todos los involucrados.

“Aprendimos que, más que nunca, debíamos pensar en la formación más allá de lo académico para acompañar a todos en el proceso de adaptación a una nueva normalidad”, cuenta María Antonia Pamies, directora académica de Certus.


INSERCIÓN DIGITAL

Todo parece indicar que el 2021 será el año en el que se reforzará la inserción digital, invirtiendo en diferentes herramientas tecnológicas que apoyen la educación virtual. Por ejemplo, la Universidad del Pacífico está elaborando un plan estratégico de transformación digital.

“Hemos constatado que las iniciativas individuales y fragmentadas desarrolladas hasta ahora son insuficientes. Ello se reemplazará por una estructura orgánica que gestione políticas institucionales de una manera integral, ordenada y planificada”, revela el rector Felipe Portocarrero, quien enfatiza que esta transformación traerá nuevas herramientas, mas no reemplazará el proceso formativo de enseñanza-aprendizaje que se da entre profesores y alumnos en un entorno presencial.

Laboratorios y talleres: Cursos prácticos como los laboratorios de química y los talleres de cine requieren ser presenciales. Así, algunas casas de estudios han decidido reabrir esos espacios físicos reduciendo el aforo al 50%.

NUEVOS RECURSOS

Por su parte, Toulouse Lautrec buscará incorporar nuevos recursos. “Nos queda claro que la virtualidad necesita un gran soporte y mucho dinamismo como parte de la experiencia de aprendizaje. Todo lo que aporte será contemplado: simuladores, realidad virtual, gamificación, etc.”, sostiene Karen Stiegler, directora de Innovación y Desarrollo en Toulouse Lautrec.

La gamificación parece ser una técnica que cobrará mayor importancia en el contexto educativo, al usar elementos o diseños de juego con diversas finalidades, entre ellas, mejorar la absorción de conocimientos.

Así, queda claro que diversificar recursos, herramientas y metodologías es el siguiente gran paso que deben dar las universidades e institutos en esta nueva era. “La apuesta del año pasado fue garantizar una correcta implementación de la tecnología necesaria para el trabajo remoto. Este año no se trata solo de hacerlas viables, sino de aprovechar todas sus posibilidades”, resalta García.

Estas competencias digitales, tanto comunicativas como tecnológicas, son y serán cada vez más demandadas en el sector empresarial.


APOYO A LOS ESTUDIANTES

Uno de los principales retos del 2021 será disminuir la deserción universitaria que en el último año creció 6 puntos porcentuales en comparación con el 2019, según lo informado por el Minedu.

Cada casa de estudios ha ejecutado diversas medidas que van desde la creación de programas de acompañamiento emocional y detección temprana de posibles casos de deserción por problemas económicos, hasta la creación y/o ampliación de programas de becas o fondos solidarios, así como la reducción de las pensiones, la suspensión de moras, el préstamo de equipos, la adquisición de datos de Internet, entre otros. Algunas de estas instituciones, como la Universidad del Pacífico y la Universidad de Lima, aducen que, con las medidas tempranas que adoptaron, lograron que el número de matrículas aumentaran.

“Si bien la virtualidad ha traído la gran oportunidad de llevar propuestas educativas de calidad al interior del país desde Lima, aún no hay acceso para todos y la brecha digital es muy alta. La educación en general enfrenta el reto de reinventarse”, señala Stiegler.

▶ Las solicitudes educativas fragmentadas deben ser reemplazadas por una respuesta más orgánica e integral del sector.

¿CUÁNDO VOLVERÁN LAS CLASES PRESENCIALES?

La mayoría de las instituciones consultadas concuerda en que el panorama cambia constantemente y es difícil dar una proyección al respecto. “Es una variable que no controlamos, pues dependemos completamente del marco normativo y de los dispositivos legales que emita el Gobierno”, dice Felipe Portocarrero, Rector de la Universidad del Pacífico.

Por su parte Karen Stiegler, Directora de Innovación y Desarrollo de Toulouse, menciona: “Dependerá
de la demanda de los alumnos. Las instituciones van a manejar modelos híbridos y darán opciones para elegir si se sienten seguros de volver a las aulas o seguir con las clases online, sean síncronas o asíncronas”.

  • 0
  • 0
  • 0